Carta de renuncia de un Sysadmin


En Internet hay muchos consejos sobre cómo escribir tu currículum. Pero esta es, en cambio, una carta de renuncia, enviada por un empleado en EE.UU. y con toneladas de actitud. ¡No hagan enfadar a los Sysadmin o lo pagarán caro!

Sr. Baker.

Como empleado de una institución de educación superior tengo expectativas realmente muy básicas. Una de ellas es que mi jefe directo tenga un intelecto superior al de una ardilla. Después de su acoso constante y fastidioso, tanto hacia mí como mis compañeros durante el desarrollo de nuestros deberes, sólo puedo conjeturar que usted es un verdadero desperdicio genético.

Preguntarme a mí, un administrador de redes, acerca de cada pequeño detalle de cualquier cosa que haga cada vez que usted entra en mi oficina no es sólo una pérdida de tiempo, sino también un gasto de oxígeno.

Fui contratado por mis conocimientos de Unix, y al parecer usted fue contratado para que mis compañeros y yo nos riéramos de su imposibilidad de entender el concepto de «copiar y pegar».

Usted nunca entenderá nada acerca de computación. Algo increíblemente simple como lo binario seguirá teniendo demasiadas opciones para usted. Tampoco sabrá nunca porqué la gente lo odia, pero voy a tratar de explicárselo, aunque estoy seguro de que eso será tan efectivo como decirle qué es una IP.

Su nueva y brillante Mac tiene más personalidad de la que usted nunca tendrá. Camina por las oficinas todo el día, buscando errores en lo que hacen los demás. Vestido como si fuera a pedir un trabajo, pero ahora que tiene verdadera responsabilidad, oculta su ineptitud sobrecargando a la gente de trabajo, esperando que el talento de otros cubra su completa estupidez.

En el mundo de la evolución administrativa, usted es el alga azulverdosa que todos los demás se comen y burlan. Administradores así son la triste prueba de los principios de Dilbert.

Viendo que esta situación no cambiará a menos que alguien le haga una lobotomía con una motosierra, me veo obligado a presentar mi renuncia, sin embargo quiero señalar algunas cosas:

  1. Cuando alguien lo llame para pedir una referencia de empleo, recuerde que es ilegal dar malas referencias. Lo máximo que puede decir para perjudicarme es «prefiero no comentar«. Tengo amigos que lo llamarán aleatoriamente durante los próximos años para mantener su honestidad, porque usted es incapaz de hacerlo por cuenta propia.
  2. Tengo todos los passwords del sistema, y conozco cada password que ha usado en los últimos cinco años. Si decide «ponerse amable», publicaré su «lista de favoritos», que convenientemente guardé cuando me hizo respaldar sus  inútiles archivos. Creo que búsquedas como «lolita» no suelen ser bien vistas por la administración.
  3. Cuando pidió prestada la cámara digital «para tomar fotos del cumpleaños de su madre», olvidó mencionar que iba a tomarse fotos desnudo frente al espejo. Además olvidó borrarlas como el imbécil que es. Es mucho decir que nunca he visto actos como esos usando una botella de ketchup, pero me he asegurado de copiarlos en un lugar seguro hasta que envíe una brillante carta de recomendación. (Y trate de usar el corrector ortográfico, odio tener que corregir sus malditos errores).

Gracias por su tiempo, y espero su carta de recomendación en mi escritorio mañana a las 8:00, NI UN MINUTO DESPUÉS. Una sola palabra de esto a alguien y todo el mundo conocerá sus repugnantes obsesiones. Nunca joda a sus sysadmins, porque ellos saben todo lo que hace en su maldito tiempo libre.

Atentamente

Ted Brewer

 

Via: laugh it out

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Curiosidades, Opinión.




Deja una respuesta